• Technology
  • Equipo electrico
  • otro
  • industria de materiales
  • Política de privacidad
  • Sobre nosotras
  • Contacta con nosotras
Localización: Hogar / Technology / Michigan State Athletics anuncia la clase del Salón de la Fama 2021

Michigan State Athletics anuncia la clase del Salón de la Fama 2021

serv |
504

EAST LANSING, Mich. (Michigan State Athletics) - Michigan State incorporará a ocho Spartans a su Salón de la Fama del Atletismo el viernes 24 de septiembre como parte de su fin de semana anual de "Celebración". La Clase del Salón de la Fama de 2021 incluye: Franklin Gomez (lucha libre), Anthony Hamm (campo traviesa/pista y campo masculino), Carol Hutchins (softbol/baloncesto femenino), Lynn Janson (golf masculino), Elizabeth (Shimek) Moeggenberg (baloncesto femenino ), Floor Rijpma (hockey sobre césped), Charles Rogers (fútbol) y Ron Scott (hockey).

El fin de semana Celebrate 2021 incluye la 11.ª presentación anual de Varsity Letter Jacket el jueves 23 de septiembre y la ceremonia de inducción al Salón de la Fama el viernes. También habrá un reconocimiento especial de la Clase del Salón de la Fama del Atletismo de MSU 2021 durante el partido de fútbol entre Michigan State y Nebraska en el Spartan Stadium el sábado 25 de septiembre.

El Salón de la Fama del Atletismo de MSU, ubicado en el Centro Académico de Estudiantes y Atletas Clara Bell Smith, abrió el 1 de octubre de 1999 y exhibe placas de los 154 miembros anteriores. La clase autónoma de 30 ex estudiantes-atletas, entrenadores y administradores de Spartan se incorporó en 1992.

A continuación se encuentran las biografías de los ocho miembros de la Clase del Salón de la Fama del Atletismo del Estado de Michigan 2021:

Franklin Gómez

Lucha libre (2006-10)

Brandon, Florida

Cuando Franklin Gomez era un estudiante-atleta que luchaba para el estado de Michigan, a menudo veía todas las placas de honores académicos y atléticos en el Centro Académico de Estudiantes-Atletas Clara Bell Smith y se preguntaba qué se necesitaba para llegar allí. Bueno, Gómez ya no tiene que preguntarse más, ya que su foto y su nombre estarán allí como miembro del Salón de la Fama del Atletismo de MSU.

“Realmente no me lo esperaba, porque había estado tan consumido con mi entrenamiento y competencia, pero realmente no me había dado cuenta de que estaba preparado para este honor”, ​​dijo Gómez recientemente mientras entrenaba para los Juegos Olímpicos de Tokio, su tercer evento. representando a Puerto Rico, el primer puertorriqueño en clasificar a tres Juegos Olímpicos.

“Pero después de pensar y reflexionar sobre ello, me siento muy honrado”, dijo Gómez con orgullo. “Es una bendición, porque recuerdo estar en el Smith Center, entrar y ver todas las fotos de todos los Academic All-Americans, y luego todo el Salón de la Fama del Atletismo de todos esos grandes atletas espartanos y preguntarme cómo llegaron allí esas personas. . Vi al luchador, Kelvin Jackson, y a muchas otras personas mayores, luchadores y otros atletas, y solo pensé: 'wow, ¿cómo se las arregla la gente allí? Tiene que ser realmente difícil y qué honor para ellos'".

Gómez es el último Campeón Nacional de los Spartans, ganando el título de la NCAA en 2009 con 133 libras. Gómez, dos veces campeón de Big Ten para MSU en 133 libras en 2008 y 2009, acumuló 119 victorias en su carrera para los Spartans entre 2006 y 2010 y está empatado en el sexto lugar de todos los tiempos en la lista de victorias en su carrera en Michigan State. Un total de 15 de sus victorias se produjeron en la acción del Campeonato de la NCAA, empatado en el cuarto lugar en la lista de victorias del Torneo de la NCAA de todos los tiempos de MSU.

Ese éxito ayudó a Gómez a ganar la selección para el Salón de la Fama del Atletismo de MSU, y se enorgullece de saber que su placa estará en el Smith Center.

“Creo que va a ser realmente especial en el sentido de que no es necesariamente porque mi imagen esté allí, sino especial en cierto sentido porque recuerdo que el Smith Center fue una gran ventaja y me ayudó con mi educación en Michigan State. Como soy de Puerto Rico, necesitaba un poco de ayuda adicional con la escuela, así que siempre estuve en el Centro Smith y todas esas personas que me ayudaron en mi educación significan mucho para mí para ayudarme a llegar a donde estoy hoy. Entonces, en ese sentido, tengo una conexión emocional extra con el Salón de la Fama en el Centro Smith, porque sé que no hubiera podido lograrlo sin el Centro Smith y la ayuda que recibí allí, así que tener mi foto en el Salón de la Fama en ese edificio es muy especial”.

Gómez podrá reírse pensando en sus primeras impresiones del Centro Smith en sus primeros días en MSU.

“Solía ​​pensar que era solo por honores académicos, y no conocía todos los criterios y no pensé que alguna vez lo lograría”, dijo Gómez riendo. “Pero luego, cuando supe que el Salón de la Fama también era para el éxito atlético, pensé, 'bueno, tal vez algún día pueda ser lo suficientemente bueno para estar allí'. El Smith Center tiene que ver con ayudar a las personas con sus estudios académicos y atléticos, por lo que es un gran honor estar allí”.

Gomez obtuvo su licenciatura de MSU en recursos humanos y luego obtuvo su maestría en administración de empresas de Penn State, donde entrena lucha libre y entrena con el Nittany Lion Wrestling Club, asegurándose de usar con orgullo su equipo Spartan.

Gomez fue un luchador espartano extra especial, pero sabe que vino de fuertes raíces en Michigan State, y tiene un gran entendimiento y apreciación de que pudo lograr todo lo que hizo con trabajo arduo y algo de ayuda de muchas personas, incluidas muchas en el Centro Smith. Tiene un sentido extra de gratitud y espera devolver el favor a los Spartans actuales y futuros.

“Es un tremendo honor estar en el Salón de la Fama. Estar en el Centro Smith y poder hacer que otros estudiantes-atletas de Spartan vean eso y ver esa diversidad. Viniendo de mi experiencia y de un país diferente, demuestra que puedes venir de cualquier lugar, cualquier ciudad, cualquier país y si vas al lugar correcto con los recursos adecuados como Michigan State, definitivamente puedes lograr todo y cualquier cosa para la que te prepares. porque te ayudarán a tener éxito y te ayudarán a hacer cualquier cosa, para mí completar el sueño americano”, dijo Gómez radiante de orgullo.

Gómez se sorprendió cuando supo que fue seleccionado en su primer año elegible.

“Estoy muy, muy honrado de ser incluido en mi primer año que pude, eso es una tremenda sorpresa. Pensé que había una lista de espera y eligieron de allí. Wow, es una locura ser seleccionado así”, dijo Gómez sorprendida.

El humilde Gómez agradece a sus entrenadores y compañeros de equipo de su tiempo como espartano por ayudarlo a alcanzar el éxito por el que está siendo reconocido al ser seleccionado para el Salón de la Fama del Atletismo.

“Recuerdo que se trabajó mucho en la lona de lucha libre con la gran ayuda de mis entrenadores y mis compañeros de equipo. Si no fuera por mis compañeros de equipo y toda su ayuda, no habría hecho lo que hice, y por los entrenadores, el entrenador (Tom) Minkel, Roger (Chandler) y Chris (Williams)”, dijo Gómez. “Estoy muy agradecido y agradecido por la oportunidad de ser un Spartan, y estoy orgulloso de ser un Spartan para siempre. Estoy agradecido de que mi viaje haya sido ayudado en el camino por tantas personas excelentes para llegar tan lejos en mis entrenadores y compañeros de equipo, y el sistema de apoyo que me rodea”.

El aprecio de Gómez por sus compañeros de equipo no se limita solo a la lucha libre, ya que lo ayudaron con la vida y la adaptación a Estados Unidos. Nacido en la República Dominicana, Gómez se mudó con su madre y dos hermanos a Puerto Rico después de que su padre pescador muriera en 1991. Luchó para ingresar a una escuela secundaria en Tampa, Florida, y continuó aprendiendo inglés en Michigan State.

“Hay muchos buenos recuerdos. Recuerdo muchas conversaciones con mis compañeros de equipo, incluidos Rex Kendle y David Cheza”, dijo Gómez. “Tenía muchos problemas con el tiempo pasado en inglés, y tenía que tomar un examen para una clase, y una vez, David dijo '¿cómo te fue?' y yo estaba confundido y le pregunté, '¿quieres decir cómo fue, porque fue es el pasado y ya pasó y es presente?' Y él dijo: 'no, ¿cómo te fue?' Así que estábamos yendo y viniendo, y me ayudaron, y nos divertimos mucho juntos enseñándome mejor el idioma inglés. Así que tengo muchos buenos recuerdos con mis compañeros de lucha simplemente pasando el rato y ellos ayudándome y corrigiéndome”.

Además de ayudarlo con su inglés, Gómez recuerda y acredita a sus compañeros de equipo y entrenadores por su éxito, incluido el entonces entrenador asistente y actual entrenador en jefe Roger Chandler, así como al entrenador asistente Chris Williams.

“Recuerdo que tratar de derribar a Roger Chandler fue un gran problema para mí y tratar de navegar alrededor de Chris Williams, así que tengo muchos buenos recuerdos de mis compañeros de equipo y entrenadores ayudándome en la sala de lucha libre y luchando con mis compañeros de equipo en Jenison Field. House y dar todo lo que teníamos a los Spartans”, dijo Gómez. “Una vez, el entrenador Minkel me pidió que guiara al equipo en oración antes de un partido, y yo estaba muy nervioso, nunca había orado ni hablado mucho frente a un grupo de personas, pero fue un momento muy especial”.

Si bien admite que no derribó mucho al entrenador Chandler, recuerda vívidamente uno de los aspectos más destacados de hacerlo.

“Hubo una vez en la práctica que hicimos un ejercicio de cebo de tiburón con alguien en el medio y tuvimos que derribarlo, y Roger estaba en el medio y hombre, pude derribarlo”, dijo Gómez con orgullo. “Esa fue una de las cosas más difíciles que he tenido que hacer, pero hablas de un logro, hombre, eso se sintió genial y sabía que si podía hacer eso, entonces casi podía hacer cualquier cosa, sentí que estaba en un ¡Película de ciencia ficción o acción!”.

Si bien tomó el camino del atleta y no el de un actor en una película, Gómez se enorgullece de haber tomado el camino que él tomó y está eternamente agradecido con su madre por permitirle tomar ese camino desde un comienzo humilde hasta el Salón de la Fama.

“Aprecio mucho a mi madre, Margarita Matos, por todos los sacrificios que hizo por mí para que pudiera llegar a donde estoy hoy, por dejarme venir a los EE. UU. tratando de obtener una educación superior”, dijo Gómez. “También estaré eternamente agradecido con Mike y Debbie Joyce, quienes vivieron en Florida y me cuidaron muy bien, y con Dalimar Vélez y Pablo J. Cordero, quienes me cuidaron en Michigan State”.

Franklin Gómez, miembro del Salón de la Fama, tiene un buen timbre para él, pero sabe que no llegó allí solo.

“Hay muchas cosas en la vida que requieren mucho sacrificio y dedicación y estoy agradecido por todos los sacrificios que la gente hizo por mí. Necesitamos personas a nuestro alrededor y mentores, no solo creciendo, sino siempre, y yo soy el resultado de muchas, muchas personas que hicieron contribuciones a mi vida, y agradezco a Dios por ellos y por ayudarme”.

antonio hamm

Campo traviesa y atletismo masculino (1987-1992)

Flint, Michigan

Hay algo en Flint, Michigan, que atrae a los atletas de élite al estado de Michigan. Antes de que existieran los Picapiedra, estaba Anthony Hamm, quien dejó su huella tanto en los equipos Spartan de campo traviesa como en los de atletismo. El seis veces All-American ha encontrado un éxito total en la pista y en el campo a través.

Hamm sigue una larga tradición de corredores de distancia del estado de Michigan en el Salón de la Fama, incluidos Crawford Kennedy, Ken Popejoy y Anne Pewe.

Al enterarse de su inducción al Salón de la Fama de MSU de manos del Director de Atletismo del Estado de Michigan, Bill Beekman, Hamm estaba lleno de orgullo.

“Llamó y se presentó, y yo no tenía idea de que me iban a instalar, así que fue desconcertante”, dijo Hamm. “Entonces, cuando dijo que iba a ser incluido en el Salón de la Fama, fue solo un gran orgullo. Soy espartano de corazón y sangro verde y blanco. Sentí que fue un tremendo honor ser seleccionado, con todos los grandes atletas que entraron y salieron del estado de Michigan, así que estaba muy orgulloso”.

Su ilustre carrera incluye la captura de dos campeonatos Big Ten al aire libre en los 10.000 metros. En 1991 ganó el título con un tiempo estelar de 29:11.83. Repitió título en 1992 con un tiempo de 30:02.38. Hamm es uno de los seis atletas del Big Ten en repetir títulos en los 10k.

“Estoy realmente orgulloso de los campeonatos Big Ten de atletismo”, dijo Hamm. “Gané un par de títulos de Big Ten en los 10,000 metros en la pista y fui al Campeonato Nacional. Entonces realmente, lo más importante es, las relaciones que desarrollé, grandes amigos y compañeros de equipo. Entrenador (Jim) Bibbs, Entrenador (Jim) Stintzi, esas son las relaciones que aprecio; ellos son grandes personas Entonces, esos son algunos de los mejores recuerdos que tengo de mi tiempo en Michigan State”.

El éxito de Hamm se tradujo bien de la pista al campo a través. Comenzó su ilustre carrera espartana ganando los honores de estudiante de primer año del año de Big Ten Cross Country en 1987. Hamm ayudó a Michigan State a terminar entre los cinco primeros en los Big Ten Championships tres veces, incluido un segundo puesto por equipos en 1988. Todavía es el único corredor de campo traviesa masculino espartano que ha sido cuatro veces All-American. Hamm participó tres veces en los Campeonatos de Cross Country de la NCAA y ayudó a MSU a terminar sexto en 1991.

Su carrera competitiva no terminó una vez que dejó East Lansing. Hamm corrió profesionalmente durante seis años con Adidas, donde corrió maratones, 10.000 my carreras en ruta.

“Tengo un gran aprecio por todas las oportunidades que Michigan State me ha brindado. Soy originario de Flint, Michigan, y recién tuve la oportunidad de poder ir a la universidad a una buena universidad, obtener una buena educación y luego tener la oportunidad de correr y competir, en todo EE. UU. Pude desarrollar grandes amistades. Me encanta ser un Michigan State Spartan, sangro verde y blanco”, dijo Hamm.

El amor por la educación que floreció en Michigan State ha continuado para Hamm. Ha vivido en el área de Washington, DC trabajando en educación. Hamm actualmente trabaja para Pathway Schools como coordinador de trayectoria profesional. Trabaja con alumnos con necesidades educativas especiales. Durante la pandemia de COVID-19, Hamm ayudó a establecer un centro universitario y profesional virtual para estudiantes de educación especial en asociación con una corporación de desarrollo comunitario.

Hamm es un Spartan orgulloso que todavía sigue a los Verdes y Blancos de todo el país. Le gusta ver el éxito que los equipos de atletismo y campo traviesa del estado de Michigan continúan teniendo todos estos años después.

carol hutchins

Softbol/Baloncesto Femenino (1976-79)

Lansing, Michigan

Carol Hutchins, destacada en softbol y baloncesto, se graduó en 1979 y agrega el Salón de la Fama del Atletismo del Estado de Michigan a su considerable lista de logros profesionales. Ya en su currículum hay un lugar en el Salón de la Fama del Deporte de Greater Lansing (2000), el Salón de la Fama de la Asociación Nacional de Entrenadores de Lanzamiento Rápido (2006) y el Salón de la Fama del Atletismo de Michigan (2011), mostrando solo una parte del impacto que ha tenido. a lo largo de su carrera. Campeona nacional de la AIAW como estudiante universitaria, ahora es la entrenadora activa de softbol más ganadora de la NCAA, con casi 1,700 victorias en su haber. Su árbol de entrenadores es exuberante con entrenadores en jefe y asistentes universitarios que han seguido los pasos de su mentor.

Sin embargo, esos elogios probablemente palidecen en comparación con las vidas que ha impactado a lo largo de su carrera como atleta destacada, entrenadora de nivel de campeonato y, lo que es más importante, defensora vocal de las mujeres a su cargo. Ella ha descartado sus propias oportunidades para que el centro de atención incline la luz hacia sus jugadores. (Una vez desvió una solicitud de entrevista después de una victoria regional de la NCAA porque los atletas uniformados “son los que tienen el sueño, los que hicieron el trabajo duro para llegar aquí”).

Su educación en Lansing, uno de los seis niños que crecieron practicando todos los deportes en su patio trasero, cultivó su trayectoria profesional desde una edad temprana, incluso si no lo armó todo hasta más tarde. Crecer a una milla y media de el campus de MSU, idolatraba a Duffy Daugherty y el programa de fútbol de MSU. Cuando supo que ser atleta universitaria era algo que podía perseguir, se convirtió en su sueño. Si bien sus padres pueden haber preferido que comenzara en el Lansing Community College, que es más asequible, ella hizo saber que asistiría a Michigan State si llegaba la carta de aceptación.

"Finalmente recibí mi carta de aceptación de la Universidad Estatal de Michigan en agosto", recuerda Hutchins, o "Hutch", a cualquiera que la conozca. “Realmente fue el día más feliz de mi vida. Era mi sueño, era donde quería ir toda mi vida”.

Obteniendo un puesto de titular como campocorto en su primer año, ayudó a pilotar el programa de softbol a un campeonato nacional de la Asociación de Atletismo Intercolegial para Mujeres (AIAW) en 1976, antes de que la NCAA patrocinara los campeonatos para mujeres. Una atleta de dos deportes que se destacó en el baloncesto además del softbol, ​​recuerda que las mujeres que lideraban esos programas jugaron un papel importante en ayudar a forjar su carrera profesional.

“Quería ser esa persona que todo el mundo era para mí cuando era un atleta joven”, recuerda Hutchins. “Quería ser lo que Karen Langeland fue para mí, lo que Diane UIibarri fue para mí. Recuerdo que [la ex entrenadora de atletismo] Nell Jackson era una mujer elegante y fina que daba ejemplo. Cambié de universidad, pero nunca dejé la universidad. Mi experiencia en Michigan State es realmente lo que me atrajo a mi amor por esa área particular del atletismo. Era mi último año de escuela secundaria antes de que se nos considerara 'atletas universitarios': estábamos felices de estar allí, y no sé si sabíamos todo lo que nuestros entrenadores estaban haciendo detrás de escena para tratar de darnos una igualdad de oportunidades, para asegurarnos de que no fuéramos una ocurrencia tardía”.

Hutchins fue nombrado entrenador principal de softbol en la Universidad de Michigan en 1985 después de dos años como entrenador asistente de los Wolverines, y durante los últimos 37 años ha convertido a UM en un contendiente perenne de Big Ten y NCAA. Más importante para ella, sin embargo, es

cómo

que ha sucedido. Ella hace hincapié en una atmósfera familiar dentro de su programa, con características de trabajo arduo, apoyo mutuo y, por supuesto, un poco de amor duro. Las expectativas y la responsabilidad deben ser altas.

cómo

siempre ha sido de suma importancia, con el producto final produciendo el alto nivel de éxito que es el objetivo final.

Sus Wolverines han sido ganadores consistentes, capturando 22 títulos Big Ten y avanzando a la serie NCAA College World 12 veces. Además de los innumerables premios de entrenadores de conferencias, regionales y nacionales en su carrera, Hutchins fue nombrada ganadora inaugural del Premio de Entrenamiento Pat Summitt de espnW en 2016, presentado al entrenador que "ejemplifica el carácter y el coraje" del legendario entrenador de baloncesto que lideró Tennessee Lady Vols.

Y ese premio es quizás el más indicativo de lo que será el legado de Hutchins. Gane de la manera correcta: haga lo correcto, obtenga los resultados deseados. Defender la equidad y la igualdad. Las mujeres necesitan sentirse más que “felices de estar allí”. Ha sido una crítica abierta de las desigualdades en lo que respecta al atletismo femenino cuando las ve.

“Soy afortunado, y estoy en un momento de mi carrera en el que

deberían

hable”, señala el miembro más nuevo del Salón de la Fama de MSU. “La gente como yo que tiene una plataforma, deberíamos usarla. Tengo suerte de que mi longevidad me brinde esa plataforma, y ​​aquellos de nosotros con una red de seguridad más grande que otros, necesitamos usarla. Me enfurezco con algunos de los otros perros grandes que se sientan y dejan que estas cosas simplemente sucedan y solo se preocupan por sí mismos. Ya sabes, no se trata de nosotras, se trata de todo nuestro deporte y de todas las mujeres en el atletismo”.

Físicamente, está a solo una hora de su ciudad natal y del lugar donde comenzó. Cuando trae a su equipo a East Lansing, le muestra a su equipo la placa que honra a los Campeones Nacionales AIAW de 1976 colocada en el Estadio de Softbol Secchia, y un reconocimiento de ese logro del equipo también adorna la pared del jardín. Ha forjado su propio camino para entrenar campeones, incluido un título de la NCAA en 2005.

¿En su dedo ese fin de semana en Omaha? Su anillo de campeonato AIAW de 1976. El equipo tardó casi 20 años en obtener esos adornos: en 1995, cuando la entrenadora en jefe de Spartan, Jacquie Joseph, se enteró de que el equipo campeón de MSU nunca había recibido anillos de campeonato. Joseph quería corregir ese error: abogar por que las mujeres que trajeron a los espartanos un título nacional fueran honradas de la misma manera que lo habrían disfrutado sus homólogos masculinos.

A su manera, e incluso vistiendo los colores del rival más feroz de su alma mater durante 37 años, Hutchins ha encarnado la "Voluntad de los espartanos".

lynn janson

Golf masculino (1968-70)

East Lansing, Michigan.

Para Lynn Janson, el golf y el estado de Michigan siempre fueron de la mano. El nativo de East Lansing creció al otro lado de Grand River Avenue de Old College Field y es donde sus primeros recuerdos del juego vienen a la mente.

“Había un green de práctica en Old College Field, justo donde el río Red Cedar gira”, describió Janson. “Tenían dos búnkeres. Entonces desde mi casa, podíamos caminar. Si el nivel del agua era lo suficientemente bajo, podías caminar sobre las piedras y estabas allí. Podía practicar todo lo que quería allí”.

Toda esa práctica en el antiguo campo de golf Old College Field y más tarde en el campo de golf Forest Akers ayudó a que Janson se convirtiera en uno de los mejores golfistas en la historia de MSU. Janson se convirtió en tres veces All-American y dos veces All-Big Ten y llevó a los Spartans al primer Big Ten Championship del programa en 1969.

“Bruce Fossum estaba decidido a armar un buen equipo y comenzar a ganar”, dijo Janson. “Ganar el Big Ten Championship era un objetivo y se expresó justo cuando llegamos aquí. Teníamos a mí mismo, Lee Edmundson y Rick Woulfe, así que teníamos algunos buenos jugadores y Bruce estaba decidido a que íbamos a ganar. Tengo que darle mucho crédito a Bruce”.

Si bien el golf es el deporte en el que Janson sobresaldría, crecer no siempre fue su principal prioridad.

“Jugué bastante bien al béisbol; Jugué mi primer año y jugué en todas las posiciones”, dijo Janson. “Yo era un jugador de baloncesto de All-State, pero el golf no fue tan fácil. Realmente no lo hizo. Me gustó de inmediato y me lo tomé en serio a los 12 o 13 años, pero tenía que trabajar en ello.

“Decidí que si iba a hacer algo más allá de la escuela secundaria, sería golf, así que trabajé en eso”.

A medida que el juego de Janson continuaba floreciendo, sabía que el que era su campo local de facto, Forest Akers, se convertiría en su campo local oficial, eligiendo asistir a MSU y jugar de forma colegiada para los Spartans.

“Era casi automáticamente el estado de Michigan”, dijo Janson. “Conocí al tipo que dirigía Forest Akers, y después de eso llegué a conocer muy bien a Bruce Fossum. Entonces, conocía a esas personas y era el estado de Michigan todo el camino. Conocí a algunos de los muchachos mayores que fueron a Michigan State, por lo que siempre fue Michigan State”.

La destacada carrera de Janson en Michigan State, junto con sus actuaciones no universitarias igualmente impresionantes, que incluyeron ganar el Campeonato Amateur de Michigan en 1968, lo pusieron en el camino para competir con algunos de los mejores jugadores del mundo por el resto de su vida.

Janson pasó a jugar en siete US Open, siete PGA Championships, un Senior PGA Championship, un Senior US Open y casi 30 eventos del PGA Tour en total.

“Fue realmente muy emocionante”, dijo Janson sobre sus siete apariciones en el US Open. “El primero que jugué en 1974 fue en Winged Foot y pasé el corte. Al año siguiente también hice el corte y me emparejaron con Arnold Palmer en la tercera ronda en un dúo. Eso fue obviamente una verdadera emoción. Creo que tenía más de 40 años en ese momento y estaba empezando a estar al final de su gran carrera”.

Al principio de su carrera profesional, Janson y otro prometedor español de 18 años se emparejaron en un clasificatorio del PGA Tour.

“Me emparejaron con Seve Ballesteros”, dijo Janson. “Así que fue un lindo recuerdo y solo perdí mi tarjeta del Tour por dos golpes después de 72 hoyos. Ninguno de los dos obtuvimos nuestras tarjetas ese año, él era jov

en. Al año siguiente, ganó el evento y entró en el PGA Tour a los 19 años y se convirtió en el golfista número 1 del mundo”.

La vida de Janson en el golf lo ha llevado por todo el estado, hasta Florida y de regreso a Michigan, donde reside parte del año después de haber comprado Hastings Country Club, que estaba en problemas, en 2011.

Es en su club donde Janson ahora transmite su conocimiento y trabaja para hacer crecer el juego que ama. Janson se involucró con la PGA Jr. League desde el principio en Hastings como una forma de involucrar a los niños en el golf y ha visto que sus esfuerzos, y los de otros como él, producen resultados sustanciales para el juego.

“En mi segundo año allí, teníamos un equipo de 12 niños en nuestra PGA Jr. League, que recién comenzaba en todo el país”, dijo Janson. “Hubo 1,600 niños en todo el país que jugaron ese año. Ahora, hay alrededor de 70,000 niños que juegan en la Liga Junior de la PGA en todo el país. Algunos de estos niños jugarán golf por el resto de sus vidas. Hay algunos niños que comenzaron con nosotros en 2012 y ahora juegan al golf en la universidad”.

Janson es el primer golfista masculino del estado de Michigan en ser incluido en el Salón de la Fama del Atletismo de MSU.

Elizabeth (Shimek) Moeggenberg

Baloncesto femenino (2002-06)

Imperio, Michigan

La foto se ha vuelto icónica. Lindsay Bowen en la espalda de Elizabeth (Shimek) Moeggenberg después de remontar una desventaja de 16 puntos para derrotar a la poderosa Tennessee en la Final Four de 2005. Moeggenberg era parte del equipo de baloncesto femenino del estado de Michigan que cambió el programa para siempre.

La nativa de Empire, Michigan, ahora ocupará su lugar entre las mejores de la historia de MSU. Se une a su compañera de equipo Kristin Haynie (2017), junto con Mary Kay Itnyre (2015), Diane Spoelstra (2012) y Kisha (Kelley) Simpson (2011), como las únicas jugadoras de baloncesto femenino de MSU en el Salón de la Fama del Atletismo del Estado de Michigan.

Al enterarse de que iba a ser admitida, Moeggenberg dijo: “Me quedo sin palabras cuando piensas en ello. Piensas en todos los atletas fenomenales que han pasado por el estado de Michigan y en ser uno de los que será incluido en el Salón de la Fama. Es un gran honor. Cuando pienso en mi compañera de equipo Kristin (Haynie), quien fue incluida en 2018, fue simplemente una gran experiencia. Ella fue un modelo a seguir, una gran líder y una gran compañera de equipo. Bajamos para la ceremonia. Estoy realmente sin palabras”.

Moeggenberg dejó Michigan State como el máximo anotador de todos los tiempos de los Spartans con 1.780 puntos. Ahora ocupa el tercer lugar de todos los tiempos en puntos anotados y sigue siendo la primera en tiros de campo hechos con 719. La delantera es una de las dos únicas espartanas en ganar dos veces los honores All-American. Moeggenberg es una de las seis únicas jugadoras de baloncesto de MSU en ganar los honores All-Big Ten en las cuatro temporadas. También dejó su huella en el salón de clases, ganando los honores académicos All-American de CoSIDA en 2005 y 2006.

La temporada 2005 fue la más exitosa en la historia del baloncesto femenino de MSU. Los Spartans terminaron la temporada en el puesto número 2 en la encuesta final de Entrenadores de USA Today/ESPN, obteniendo la clasificación nacional más alta de su historia. Los cinco titulares de Michigan State incluyeron a Moeggenberg, Kristin Haynie, Kelli Roehrig, Lindsay Bowen y Victoria Lucas-Perry. MSU promedió 71.0 puntos por juego, mientras que permitió solo 58.2. Esas estadísticas se vieron reforzadas por una victoria por 67-51 sobre el No. 11 UConn el 29 de diciembre de 2004, ya que los Spartans, décimo clasificado, no solo ganaron en la dura cancha local de los Huskies, sino que también les propinaron su peor derrota en casa en 12 años. .

Mirando hacia atrás en esa temporada mágica, a Moeggenberg le resultó difícil no pensar en los altibajos de un año tan memorable.

“Todo por lo que pasamos como equipo y lo cerca que estábamos y el gran liderazgo que tuvimos con Kristin (Haynie) y Kelli (Roehrig) siendo las mayores en ese equipo. Es un recuerdo tan genial que todos compartiremos juntos. Se lo transmitimos a nuestros hijos y lo compartimos si estamos en el campo de entrenadores o simplemente en la vida”, dijo Moeggenberg. “Aprendiste tantas lecciones siendo un atleta universitario, no solo porque tuvimos éxito, sino simplemente por ser un atleta universitario. Acabas de aprender tantas lecciones de vida que esperas transmitir a tus propios hijos, que son las personas en tu vida para las que eres un modelo a seguir”.

El arduo trabajo de Moeggenberg durante su carrera universitaria se tradujo en un éxito aún mayor cuando dejó East Lansing. Siguió su carrera en MSU con varios años en la WNBA y una temporada jugando en el extranjero hasta 2009. Finalmente, volvió a sus raíces en la granja familiar, trabajando codo con codo con sus padres. También ha regresado al mundo del baloncesto como entrenadora asistente del equipo universitario en su alma mater Glen Lake High School. Moeggenberg y su esposo, Luke, un ex luchador de MSU, también son padres ocupados de cuatro hijos.

“Creo que la lista para agradecer a la gente podría ser bastante interminable. Me refiero a todos mis entrenadores mientras crecía, a mis entrenadores de la escuela secundaria, a mi familia, por supuesto, mis padres, Tom y Linda, y mi hermano, mi hermana y todos mis compañeros de equipo a lo largo de mi carrera en la escuela secundaria. Y todos mis compañeros de equipo en la universidad y, obviamente, a medida que te vuelves más y más intenso, creo que los lazos incluso mejoran a medida que entrenas más juntos y están mucho más juntos”, dijo Moeggenberg. “Y luego mi esposo, Luke, quiero decir, él es solo la roca en mi vida. Viajó al extranjero conmigo y dejó su carrera para venir y estar conmigo para que pudiéramos estar juntos y luego, cuando regresamos, comenzó su propia empresa de construcción”.

Moeggenberg no necesita esa imagen icónica de ella y Bowen para encender sus recuerdos del estado de Michigan. Los altibajos de ese increíble viaje durante la temporada 2005 están grabados a fuego en su memoria. No solo recuerda las victorias desde atrás del equipo dirigido por Joanne P. McCallie, sino también las duras prácticas con un equipo muy unido.

“Esa fue una montaña rusa de un viaje de una temporada que tuvimos. En general, solo puedo recordar las cosas buenas. Cuando realmente piensas en la temporada, piensas en todas las prácticas después de una dura derrota o un juego o no jugamos bien y todos los momentos agotadores que pasamos como equipo. Ya sea que se trate de entrenamientos de taekwondo de pretemporada o haciendo todo nuestro acondicionamiento en la sala de pesas, todos esos momentos en los que trabajan tan duro juntos crean un vínculo como equipo”, dijo Moeggenberg.

“Y así hacer todo eso juntos y luchar en todos esos momentos de adversidad, como cuando estábamos en Notre Dame. Ganamos ese juego perdiendo siete puntos con menos de 30 segundos para el final. Todos esos momentos en los que nos mantuvimos unidos y luchamos contra la adversidad. No me sorprende que hayamos llegado tan lejos como lo hicimos. Cuando vencimos a UConn en su piso, y todos esos momentos en los que vimos los pedazos de grandeza que podríamos ser. Esos fueron momentos decisivos para nosotros”.

Rijma de piso

Hockey sobre césped (2006-09)

Bunnik, Países Bajos

Floor Rijpma, jugadora de hockey sobre césped Floor Rijpma, que llegó a Michigan State cuando tenía 17 años desde los Países Bajos y caminó por el Centro Académico de Estudiantes y Atletas Clara Bell Smith y vio los nombres y los elogios de los legendarios atletas Spartan que la precedieron, nunca pensó realmente que ella se uniría a esa lista.

Pero después de una de las carreras más prolíficas en la historia del programa, Rijpma admite que se sintió abrumada cuando recibió la llamada de que había sido seleccionada para el Salón de la Fama del Atletismo del Estado de Michigan.

“Estaba estupefacta”, dijo Rijpma a través de FaceTime desde su casa en los Países Bajos. “Sabes cuando eres joven y caminas por el edificio y ves todos estos nombres y las pancartas y hablan de eso, pero nunca piensas que tu nombre estará allí con ellos. That's great, that's major, that's awesome. There's not a hair on my head that would say I would up be there in 10 years with all of those other names.

“I think it's a great honor, a great privilege. I'm just so honored to have been chosen.”

Rijpma was a two-time First Team All-American and helped lead MSU to three straight NCAA Tournament appearances, including reaching the regional finals in both 2008 and 2009. The Spartans went 6-0 in league play in 2009 to win their first-ever outright Big Ten regular season title and captured the conference tournament title to become just the second team in league history to finish the regular season undefeated and win the Big Ten Tournament.

“You can always say when went to the Final 16, or some other wins, but it would take away all of the other moments,” Rijpma said when asked of any specific games that stood out in her career. “What I feel the most proud about when I look back on those days and those times were the complete team and family that we had here.

“Coming here, and going to college, they say in America that the team would truly become your family,” Rijpma recalled. “When you're a foreigner, at 17-years of age and having your team to rely on basically 24-7 and going through everything with them, the bad and good times, that was completely true. This team became my family.”

Rijpma recalled the transition she made, moving from her home in Bunnik, The Netherlands, and arriving at Michigan State on a January day in 2005.

“My mom just recently moved and she brought me all of these pictures from when I was younger and one was me at the airport leaving for America,” Rijpma recalled. “I remember her saying we're not coming with you and not because we don't love you, but because we know you can do this. You just go and take on the world.

“When I got to the States, I came in January, and it's not like it is during the fall or summer, from a weather standpoint. I think I was in Wilson Hall and I can STILL remember hearing this train at night, every night. Those first days, weeks maybe, were the hardest because you don't even know anyone.”

In addition to getting to know her teammates, Rijpma said having a couple of fellow Dutch teammates, coaches in Rolf van de Kerkhof and Helen Knull and the support she received at MSU helped her transition.

“The organization of the athletic department and the support we had (here), you can never know how much important that was for us,” she said. “Being able to play in sports and excel in the area of academics, because of the entire support team that we had access to, it just made for an incredible experience in terms of going to school and playing your sport.”

Also new to Rijpma was the excitement on a Spartan football game day.

“I still tell people that there is a stadium that holds 75,000 people for a college game and they're like, 'What?!',” she said. “Then you add in the tailgates and it's such an atmosphere. If you want to feel the Spartan Pride or the Green Heart, Michigan State on a game day is amazing. It's just such a great combination of a University with sports.”

Rijpma, who earned her bachelor's degree in hospitality management and went on to earn a master's degree from Central Michigan in international administration before returning home, now works for The Rabobank, one of the bigger banks in Holland.

While it has been more than 10 years since she returned to East Lansing, she is hoping that she gets the opportunity to be on campus in person for the ceremonies.

“I think it will be so emotional,' she said. “I will be reliving so many emotions of living there. And for such an important part of my life, when you become an adult, the beginning of who you are. It shapes who you are and who you will be.

“There's one thing for sure in my life that I would never, ever regret and would do it over again and again and again and that's coming to Michigan State.”

Charles Rogers

Football (2001-02)

Saginaw, Mich.

In just two seasons wearing the Green and White in 2001 and 2002, Charles Rogers rewrote the Michigan State record book and became one of the greatest wide receivers in school history.

A native of Saginaw, Michigan, Rogers is still MSU's all-time leader in touchdown catches with 27 and ranks third in school history in receiving yards (2,821) and eighth in catches (135) – even though he only played in 24 collegiate games. He still owns the top-two MSU single-season marks for receiving yards (1,470 in 2001 and 1,351 in 2002) and TD catches (14 in 2001 and 13 in 2002), and his 20.90 yards per catch during his career ranks second in the school record book, trailing only College Football Hall of Famer Kirk Gibson (20.96).

Rogers has six of the top-20 single-game receiving performances in Spartan history, including a school-record 270 yards against Fresno State in the 2001 Silicon Valley Bowl. In addition, he produced a school-record 12 100-yard receiving games in his career and is the only Spartan to record multiple 200-yard receiving games. Rogers was recently named to FOX Sports' All-Time Big Ten Team, which was released in July 2021.

Rogers passed away at the age of 38 in 2019, but is still revered by his teammates.

“Charles was a special player – athletically, he was phenomenal,” said former teammate Lorenzo Guess, who is now the associate head strength and conditioning coach for the Spartans. “His energy was awesome, and he really loved the game and his teammates. He was very loyal to everyone he played with and he had tremendous respect from everybody. He was a real person. Sometimes you might have the best player on the team and people don't relate to him, but Charles related with everybody.”

A five-star recruit, Rogers arrived in East Lansing as one of the most decorated prospects in the history of the program. He was rated the No. 1 overall player in the class of 2000 by

ESPN.com

after recording 126 receptions for 2,644 yards (21.0 avg.) and 39 TDs as a three-year starter at Saginaw High School. As a senior in 1999, Rogers caught 40 passes for 760 yards (19.0 avg.) and 14 touchdowns and had a 60-yard TD reception in the Division 2 state championship game, helping Saginaw to its only state football title with a 14-7 win over Birmingham Brother Rice. He also won four individual state track titles, including the 200 meters in 2000, 400 in 1999 and 100 and 200 in 1998.

After sitting out the 2000 season, the 6-4, 205-pound Rogers made his debut in 2001 and made an immediate impact. He set MSU single-season records for receptions (67), receiving yards (1,470), touchdown receptions (14) and 100-yard receiving games (6) in his first year on the active roster. He also became the first Spartan receiver to average at least 20.0 yards per catch (21.9 avg.) since Andre Rison in 1988 en route to earning second-team All-Big Ten honors from the media. In MSU's 17-10 win at Notre Dame on Sept. 22, Rogers caught a third-and-6 pass from Ryan Van Dyke and sprinted 47 yards before diving into the end zone for the game-winning touchdown.

“I had to go against him in practice all the time,” recalled Guess, laughing. “He was the fastest person I've ever gone against. During one practice, we were in cover-one and he went in motion, and I'm coming toward the line of scrimmage, and the ball was snapped, so he's coming toward me, and I'm coming toward him. And before I knew it, he ran right past me. I'm chasing after him, and I'm like 'please overthrow it, please overthrow it' and luckily it was overthrown. He had game speed...He caught a slant at Notre Dame (in 2001) and just took off and outran everybody (for the game-winning touchdown).”

As a junior in 2002, Rogers became the first Spartan to win the Biletnikoff Award, given annually to the nation's best receiver. Despite being the focus of opposing defenses, Rogers broke his own school record with 68 catches for 1,351 yards and 13 touchdowns and was a consensus All-American, first-team All-Big Ten selection, team MVP and Alderton Award winner (MSU Male Athlete of the Year). He graced the cover of The Sporting News in September 2002 with the headline, “Meet College Football's Best Player,” and had four consecutive 100-yard receiving games to start the season. Rogers had eight receptions for a season-best 175 yards vs. Notre Dame on Sept. 21, including an acrobatic catch in the end zone late in the fourth quarter that is remembered as one of the best in Spartan history.

During his record-breaking season in 2002, Rogers became only the second receiver to MSU history to record back-to-back 1,000-yard seasons, joining Plaxico Burress, who accomplished the feat in 1998-99. Rogers led the Big Ten in receiving yards (112.6 per game) and TD receptions (13), while ranking third in receptions (5.67 per game). He also ranked among the NCAA leaders in TD catches (third with 13), receiving yards (eighth with 1,351) and receptions (tied for 27th with 68). Fifty-seven of his 68 receptions (84 percent) resulted in first downs.

With his 21-yard TD reception in the second quarter vs. Northwestern on Sept. 28, 2002, Rogers set both then NCAA and Big Ten records by catching a TD pass in his 13th consecutive regular-season game and his 14th straight game overall. He also had six 100-yard receiving games, tying the single-season mark he set as a sophomore.

“You know a guy is good when another team double-teams you at the line of scrimmage,” recalled Guess. “That's when you know a guy is good. He was like a walking highlight. He was good, everyone knew he was good, but he was still down to earth. That's why everybody loved him. He was the best player in the country at his position, and you couldn't tell hanging around him and talking to him.”

After his All-America career at Michigan State, Rogers was selected No. 2 overall by the Detroit Lions in the 2003 National Football League Draft. He became only the fourth Spartan player to be picked second overall in the history of the NFL Draft, joining quarterback Earl Morrall (1956, San Francisco 49ers), running back Clinton Jones (1967, Minnesota Vikings) and offensive tackle Tony Mandarich (1989, Green Bay Packers). Rogers spent three seasons (2003-05) in the NFL with the Detroit Lions.

Ron Scott

Hockey (1980-83)

Guelph, Ontario

When Ron Scott made the decision to come to Michigan State, he was hoping to be a part of something special. Two first-team All-America selections, two first-team All-CCHA nods, two Hobey Baker Award finalist appearances, three team MVP pieces of hardware and two George Alderton MSU Male Athlete of the Year trophies were just some of the honors bestowed on Scott during his marvelous three seasons for Michigan State.

“You think back and it was a long time ago, but to still be remembered and be alongside some of the greatest athletes at MSU is just a huge honor,” Scott said. “I'm humbled.”

Scott arrived in East Lansing from Guelph, Ontario, in what was Ron Mason's second year at MSU.

“I was familiar with Coach Mason from working at his hockey school for a few years,” Scott said. “A couple of my friends that I grew up with played for him at Bowling Green. When I had the opportunity at Michigan State, I knew it'd be a perfect fit.”

Scott, who along with teammate Newell Brown, came to MSU from the Cornwall Royals after winning a national championship for the junior team back home in Canada.

“The first year here was tough – we were in a complete rebuild and were a bunch of freshmen and sophomores playing against some of the best teams in the country,” Scott said. “But we knew from day one and never wavered that it was going to turn around. It certainly was a culture change. We were different; we came with aspirations of playing more than college hockey.”

In what was MSU's final year in the WCHA in 1980-81, Scott and the Spartans finished 12-22-2. Despite the team's record, Scott's play garnered notice as he was named the WCHA Freshman of the Year, the Spartans' Outstanding Rookie Award winner and the team MVP.

With a year of experience under their belts and the lessons of their rookie season, Scott and the Spartans had a breakout year in 1981-82. Scott backstopped the Spartans to a second-place regular season finish in the CCHA. MSU went on to win the CCHA Tournament title, with Scott winning Tournament MVP honors, and reached the NCAA Tournament for the first time in 15 years.

It was Scott's play that season that helped set the tone for the program for the years ahead. Scott posted a 2.85 GAA – the lowest by a Spartan goaltender in 12 seasons – and was a Hobey Baker Award finalist along with being named the Hockey News College Player of the Year.

While the program's first CCHA Tournament title may have been the highlight of 1981-82, it was a game earlier in the year that Scott points to as the turning point for the season – and perhaps the program.

“You have to find your moment where you start to believe that you are competitive,” Scott said. “For us, it came against Michigan early in the year. Munn was rocking and we had a time early in the second period where we were two men down for four straight minutes. Not only did we kill all of it off, but for the last 45 seconds our three guys pinned their five guys in their zone and the place went crazy. From then on, we steamrolled them. That was a moment when we realized we were good.”

The Spartans ended the year with a 26-14-2 record – 14 more wins than the previous season.

“That Michigan game was the moment that we knew this whole thing had turned,” Scott said. “When you look back at it, it didn't' take that long. We went from last place to a national contender in basically a year and a half.”

With MSU rising on the national scene, the Spartans had another banner year in 1982-83, racking up 30 wins for the first time in program history. Scott again posted glittering numbers, going 29-9-1 with a 2.64 GAA and .899 save percentage, leading to a host of accolades, including another First Team All-America nod and Hobey Baker Finalist selection.

Once again, MSU reached the CCHA Tournament title game that proved to be one of the most dramatic in league history. With MSU facing regular season champ Bowling Green and the game tied 3-3 in overtime, a Spartan penalty led to a penalty shot for Bowling Green's All-American, Brian Hills. Scott, who was battling an ankle injury at the time, got the best of Hills, denying his attempt and setting up Mark Hamway's game-winner a minute later.

“I injured my ankle a couple of weeks prior and then aggravated it the day before, so I was playing with a cast,” Scott said. “I had no mobility, so rather than being able to slide left to right, I had to kind of jump. Quite honestly, I think that's what kind of confused Hills because I was so unorthodox because I couldn't move very well. It kind of caught him off guard.”

Scott, who was also a two-time Academic All-America, left MSU after his junior season in 1982-83 to head to the National Hockey League. He went on to play five seasons for the New York Rangers and Los Angeles Kings.

Scott's success left an enduring mark with Spartan hockey, helping raise the program to national prominence. But while it may have been him between the pipes stopping pucks, Scott is quick to credit his teammates for what turned into an outstanding career in the Green and White.

“We had a team concept that stressed defense and essentially made my job easy,” Scott said. “Being a goalie, you're only there when your teammates need you. Yes, I got a lot of the credit, but it comes down to everybody on the team that took care of our own zone and made my job easier.”

Copyright 2021 WILX. Reservados todos los derechos.

Suscríbete a nuestro

News 10 newsletter

and receive the latest local news and weather straight to your email every morning.